UCI: Seguridad del paciente

 

La seguridad del paciente en la UCI es considerada uno de los ejes centrales de cada centro hospitalario a la hora de evaluar su calidad, como se indica en la Ley 16/2003 de Cohesión y Calidad del SNS. En este sentido, la UCI de un hospital ha evolucionado a lo largo del tiempo y hoy en día algunos de los ejercicios de seguridad están en fase de implantación, debido a tratarse de prácticas punteras de Innovación + Desarrollo. Este hecho indica la importancia de un área mediante el cual se ha conseguido mejorar de una manera significativa la calidad de la estancia de los pacientes y de sus familiares.

Sin embargo, hay una serie de características de obligado cumplimiento por parte de cada centro hospitalario que cuente en sus instalaciones con una UCI. Estas características pueden variar en función de la comunidad autónoma o del centro hospitalario en cuestión. Sin embargo, la disponibilidad de la historia clínica digital o de la prescripción electrónica son algunas de las reglas que todo centro hospitalario debe cumplir para no infligir la legislación vigente.

Según un estudio realizado por la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) y la AC-SNS. Así, en este estudio que se llevó a cabo en 79 centros hospitalarios con una UCI, en el cual se abarcaron alrededor de 1000 pacientes, casi un 60% de los pacientes presentó algún tipo de incidente. Se trata de un porcentaje muy elevado, ya que el 90% de los incidentes se calificaron como evitables, por lo cual se consideró como un aspecto a mejorar mediante la implantación de una serie de medidas estandarizadas de seguridad.

Así, el NQF publicó un listado de ejercicios considerados como seguros para mejorar la asistencia médica y por ende, mejorar la calidad de la estancia del paciente y garantizar unos estándares de calidad como medida de prevención y reducción de incidentes. Este listado consta de 34 medidas de seguridad las cuales todo centro hospitalario con UCI debe cumplir. Por ello, la intención de este tipo de estudios y posteriores medidas de actuación es reducir al máximo el número de incidencias relativas a la seguridad del paciente, para que en un futuro se aspire a que el número de incidentes evitables sea lo más reducido posible.