UCI: Normas de autorización y acreditación

 

La UCI de un centro hospitalario debe cumplir una serie de normas acordes a la legislación vigente, como es comprensible al tratarse de una unidad en la cual se trata a pacientes de gravedad, como medida de garantía de la calidad en la atención. Por ello, las normas varían en función de cada comunidad autónoma y de cada centro hospitalario. Así, hay dos tipos de reglas en la UCI: Las normas previas a la constitución de una UCI se denominan normas de autorización y registro y las normas posteriores a la creación de una UCI se consideran normas de acreditación. De hecho, diez comunidades autónomas, acordes al RD 1277/2003 se han visto forzadas a llevar a cabo una modificación en su normativa vigente para una correcta cumplimentación, mientras otras siete comunidades no han tenido la necesidad de realizar ninguna variedad, con lo cual han mantenido su normativa anterior.

En cuanto a las normas de autorización de los centros hospitalarios de las diferentes comunidades autónomas, a continuación se enumeran las que referencian a la UCI:

En la comunidad de Aragón, acorde a la ley de regulación de los requisitos mínimos del Departamento de Salud y Consumo referente a la Orden 8 de Marzo de 2006, se estableció que “los centros que realicen procedimientos quirúrgicos, que requieren cuidados postoperatorios especializados o críticos dispondrán, dentro su oferta asistencial, de una UCI, cuyos requisitos mínimos especifica.”

En lo que respecta a la Comunidad de Canarias, según la Orden de la Consejería de Sanidad y Consumo del 15 de Junio del 2000 en lo referente a las condiciones mínimas: “las condiciones mínimas que deben cumplir los centros hospitalarios de la Comunidad Autónoma de Canarias, establece que el Hospital General deberá contar con una Unidad de Medicina Intensiva, estableciendo para esta Unidad los requisitos mínimos”.

Por otra parte, en la Comunidad de Castilla La Mancha, la orden establecida a cerca de Autorizaciones Administrativas de Centros y Servicios de Cirugía del 29 de Junio de 2007 indica que todo centro hospitalario debe contar con algún tipo de servicio asistencial de apoyo las 24 horas del día, o lo que puede ser una UCI “preferiblemente integrada en el centro, aunque puede ser concertada”

En la Comunidad de Madrid, en las normas establecidas por la Consejería de Sanidad en el Anexo I de la Orden 577/2000 son una ampliación de las ya existentes de la Orden del 11 de Febrero de 1986 con la incorporación de nuevas tipologías y con la re definición de necesidades estructurales y funcionales para las UCIs de los centros hospitalarios.