UCI: Derechos del paciente

 

Los pacientes que acuden a la UCI de cualquier hospital tienen una serie de derechos referentes a la legislación médica actual que pueden reclamar y a los cuales se pueden aferrar a la hora de llevar a cabo cualquier tipo de gestión relacionada con el ingreso en la unidad. De la misma manera, es conveniente el conocimiento de los derechos por parte de los familiares o acompañantes de los pacientes para poder ejercerlos en caso de ser necesario. Esto se debe a que en la UCI se tiene muy en cuenta la atención de cada uno de los pacientes.

En relación a lo expuesto previamente, es de obligatorio cumplimiento por parte de la UCI la entrega de cierta información al paciente o en su defecto a familiares o acompañantes que comprende los aspectos que se enuncian a continuación:

  • Información sobre las atenciones y cuidados ofrecidos por la UCI
  • Información general de la UCI
  • Consentimiento informado en las casuísticas en los que sea necesario (La Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias, SEMICYUC, ha llevado a cabo la publicación de los diferentes casos)
  • Todo tipo de recomendaciones por parte del hospital para la permanencia en las instalaciones así como instrucciones necesarias.

La información sobre las atenciones y cuidados ofrecidos por el personal de la UCI debe incluir una serie de características. En un principio debe incluir los motivos y proceso del paciente en la UCI. También deberá incluir información sobre los tratamientos y atenciones llevados a cabo en el centro. Además, esta información deberá ser de carácter diario mediante los profesionales encargados de la comunicación con cada uno de los pacientes.

En cuanto a la información general de la UCI, desde el centro hospitalario se debe ofrecer toda la información disponible sobre cualquier aspecto relacionado con la estancia de cada uno de los pacientes. Es importante destacar los canales de información que se tienen que llevar a cabo con los familiares o acompañantes de los pacientes, ya que la información se tiene que ofrecer de una forma oral y por escrito. En esta información se deben incluir aspectos como el horario de información, teléfonos de contacto, formas de comunicación con los profesionales del centro, etc.

El consentimiento informado se lleva a cabo en casos en los que los tratamientos y diagnósticos invasivos en los que la salud del paciente pueda ser afectada de una manera negativa o impliquen algún riesgo a nivel vital.

Por último, los profesionales del centro deberán ofrecer toda la información que esté en sus manos tanto al paciente como a sus acompañantes para que su periodo de estancia sea lo más agradable posible.